Nieve en Alcázar

10 comments


Alcázar es un pueblo donde rara vez nieva una vez cada invierno, muy muy rara vez, tampoco es un pueblo muy caluroso, ni fu ni fa. El pasado 28 de febrero se decía que iba a nevar ese día, y me acosté más contenta que una perdiz, ¿cuál fue mi sorpresa al despertarme y mirar por la ventana?
Ni rasto de nieve, pero ni rasto. Pues nada, era un otro día normal... excepto que teníamos mudanza y pasaríamos el día entre cajas, así no muy contenta, me vestí y nos presentamos en casa de mi hermana con bocadillos para todos (la noche anterior ni cenamos ni nada con esto la mudanza). La mañana pasó... y solo llovía, por Ciudad Real si nevaba pero aquí NO. El caso que después de comer parecía que caían cuatro copos  escondidos entre la lluvia... pues oye, que el hombrecillo que fabrica la nieve, al verme mi cara de frustración se dedico a darme lo que quería... sobre las cuatro de la tarde, empezó a nevar como si no hubiera mañana... tanto que se iba quedando en el suelo MOJADO, no daba crédito ni podía dejar de mirar la ventana, para que mentir, quería salir a calle y salí tan contenta con el iPhone "hacer fotos", en vez de hacer fotos acabamos en una guerra de bolas de nieve entre Mayte y yo... Cuando volvimos a la casa en busca de calor, empezó a nevar aún más... mucho más. Ahora ya el dilema era más grande, quería salir a la calle, pero no me conformaba con el iPhone, ¡quería mi cámara! Bien, la cámara estaba en mi casa y mi casa al otro lado del pueblo, ¿qué hago? pensé. No sé me ocurrió otra cosa que poner caritas de: "nieva, no tengo mi cámara, quiero mi cámara, vamos hacer fotos, me lo voy a perder", necesitaba que D se diera por aludido y se dio pero no con el resultado que buscaba, él no quería ir a casa, ni a por Sora (que también ella estaba allí) ni a por la cámara y mucho menos hacer fotos. Me falto poco para terminar llorando, pero al final D sí me llevó a casa. Subí corriendo a por la cámara y a por Sora, pero Sora no estaba (carita de llanto), se la habían llevado mis suegros así que Sora no se vino, como era lógico. Así que sin Sora, nevando y con D medio cabreado... nos fuimos hacer fotos, hice pocas y rápido (no podía enfadar más a D, tenía una mudanza que ayudar y tenía que proteger la cámara).





Aquí el amigo que no quería salir pero que terminó tirándome bolas de nieve, tirando la nieve de los árboles y regañandome para que mi patosismo (existe esa palabra?) no me jugará una caída, debo confesar que yo no me caí, raro en mí... pero el se dio buen culazo nada más pisar la calle (sssh, no le digan que os lo he contado). Por el esfuerzo que hizo de llevarme y por aguantar a una loca de las fotos todos los días, tengo que darle nuevamente las gracias. 


El hombrecillo que hace la nieve y me concedió el deseo, se encargó de que fuera un deseo fugaz. Al atardecer empezó a llover y a la mañana siguiente no quedaba ni rasto de nieve, como si hubiera sido  tan solo un sueño fugaz. 

Sí, he vuelto... aquí están los cambios y yo hablando de la nieve como si nada, cierto, reconozco que me da vergüenza levantar la mano y soltar: ¡aquí estoy! Y que todos vosotros se queden mirándome fijamente mientras tartamudeo mi vuelta. ¿Aquí estoy de nuevo con los nuevos cambios, nueva imagen, nieve, hombrecillos y sueños fugaces? Sí, aquí estoy (imaginen un tomate en lugar de mi cara), aún no está todo todo... quedan algunas pinceladas que no impiden que estemos escondidos por el miedo escénico. ¡Bienvenidos a anitavela.com! Ahora es cuando puedo decir que empiezo una nueva etapa de mi vida... ¡gracias a los que estáis siempre siempre aquí conmigo! ♥

Volveré pronto y con un sorteo muy muy especial... abrazos mimosos para todos.


10 comentarios

  1. Bellisimo el momento que nos regalas, y las fotos como siempre mágicas.. Que bonito decoró la nieve las calles de tu ciudad..
    Felicitaciones por este nuevo lugarcito! Acá estaré... Cariños!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ivana, me encanta verte también por aquí. Cariños para ti también.

      Eliminar
  2. Preciosas las fotos y precioso tu nuevo rincón!!!!.

    ResponderEliminar
  3. Yuju!! Menuda vuelta más bonita... y yo preguntándote que si sabías que no iba el blog... jajjaa qué empanamiento!!! Un besico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Maru! jajaja esas cosas pasan, pero gracias por avisar de todas formas, un beso enorme

      Eliminar
  4. Me gusta tu historia de la nieve, y felicidades por tu nuevo escaparate

    ResponderEliminar
  5. Me encanta como te a quedado al final el blog, es precioso! Tenias que contar que me caí ¬¬ las fotos son muy bonitas aunque si no hubiéramos tenido nada que hacer habrías hecho más, la próxima vez a ver si no tenemos nada que hacer y aprovechamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo tenía que contar... toda historia tiene su anécdota y en esta historia la anécdota va contigo de la mano.

      Eliminar

© Anita Vela Fotografía. Design by Fearne.