Descubriendo lugares cerca de casa

4 comments


El fin de semana pasado hizo unos días más bien de verano que de primavera, así que decimos planear una excursión familiar. La idea era salir de Alcázar pero al final Julian quiso llevarnos a la confluencia de los ríos Zancara y Cigüela (si tiene nombre ese lugar, no me lo sé) y terminar la ruta en el río o en el molino de Herencia, creo que decía Julian.
Pues bien, nos fuimos: mis suegros (Julian y Ana), D, Mayte, Sora, Kira y yo en el coche de Julian. No sé ni por donde nos metimos dado a que la mayoría del tiempo fui con los ojos cerrados, lo confieso, me da terror ir con coche por el campo, lo paso fatal. Pero si los tuve abiertos cuando en mitad del camino había una balsa de agua, madre mía la de agua que había y Julian se metió... total, si habían pasado más coches, ¿por qué nosotros no? Era como pasar por una lagunita con el agua salpicando por los lados del coche, el "barcoche", ha ha ha. Mayte disfrutaba como una niña chica, pero Ana y yo no dábamos crédito y nos veíamos ahí en medio, pero lo pasamos y sin problemas. Un poco más adelante... otra balsa, esta vez más chica pero con barro, dio menos miedo este tramo. 

Bueno pues primero llegamos a un río desbordado (tiene que ser o el Zancara o el Cigüela por descarte, soy mala para recordar nombres, creo que en el post anterior quedo claro, no?), estuvimos allí un ratito. Sora y Kira a su bola, Ana y D sentados y Juliam, Mayte y yo cada uno con sus cámaras. Después fuimos a ver la confluencia, fue un camino sequito. Al llegar allí había bastante gente para lo que creía (una que tiene cosas en su pueblo y ni lo sabe, y ya piensa que el resto de habitantes tampoco lo saben), había agua por todas partes, debido a los tantos días de lluvia. Todo era muy bonito, miraras donde miraras tenias un paisaje impresionante. Aquí sí estuvimos más tiempo, pero esta vez Ana se sentó en el mirador, D paseaba mientras Kira le seguía, Julian, Mayte y yo con las cámaras... ¿os preguntáis dónde narices me dejo a Sora? Pues Sora a su bola, como siempre, para no variar, intentando meterse en el agua, buscando piedras y pasando de todo el mundo. No os podéis imaginar la calor que hacía, me hubiera metido al agua si no fuera por lo miedica que soy. Al rato de estar allí de pasar un rato a la sombra y de bebernos un refresco fresquito, nos disponíamos a ir al final de la ruta... Esta vez los caminos no estaban bien, había uno... que eso era una laguna del agua que tenía, ni se le paso por la cabeza pasar por ahí, así que seguimos los caminos más sequitos, siempre al rededor del río Cigüela, que bonito era todo tan verde por allí (tengo que volver). Justo al llegar a nuestro destino había otra blasa que parecía inofensiva , ¡uf, qué susto nos llevamos! era más honda y el coche se mojó de más, mucho se reían D y su padre con lo de volver al pueblo andando, ¡ha! El caso que el río este no era tan bonito, parecía un lugar abandonado, todo seco excepto el río como era de suponer, así que no estuvimos mucho tiempo allí (saqué un par de fotos) y vuelta al pueblo y en el coche, y para rematar la tarde nos fuimos a tomar unas cañitas. 

Si os soy sincera, no tenía ni idea de esos parajes tan cerca de Alcázar y mucho menos me imaginaba que serían tan bonitos, sin duda fue todo un descubrimiento del que D con nuestro coche no me llevará ni en broma hasta que no se sequen las balsas del camino (¿verdad? que sé que me lees jaja). Y para no variar, me enrollo como las persianas hablando. Os dejo con las fotos que hice, las he colocado en el orden de la ruta.





Muchas de la veces no tienes que irte lejos de casa para encontrar y conocer nuevos lugares, lugares bonitos donde poder pasar la tarde en familia, leyendo un libro o simplemente disfrutando del aire del campo. Se agradece muchas de las veces salir de la rutina y disfrutar de nuestra entorno lejos de la ciudad, del ruido... Uno se siente más nuevo al llegar a casa. Disfruten mucho de esos momentos, yo ya estoy esperando la siguiente escapada.


4 comentarios

  1. Hola guapa.
    Unas fotos preciosas y un lugar muy bonito. Tienes razon en que hay lugares bonitos sin tener que irte muy lejos de casa, a veces te sorprende lo que tienes al lado y ni te habias dado cuenta de que estaba ahi.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Qué preciosidad de sitio. Me encanta esa inmensidad, esos reflejos, la luz... me recuerda mucho a la Laguna de la Nava de aquí ;)

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de lugar, y sin irte muy lejos, las fotos son una auténtica belleza!!! Hay que saber apreciar lo que tenemos cerca y yo me lo debo aplicar también en esta época que nos toca vivir. Un super beso mi niña!! ♥

    ResponderEliminar
  4. Me encantaron las fotos <3

    ResponderEliminar

© Anita Vela Fotografía. Design by Fearne.